Viernes
17/11/2017
Comienza Programa Tecnológico para Cultivar Bacalao de Profundidad apoyado por Corfo
Con una duración de 10 años, su ejecución contempla un portafolio de proyectos, entre los que destaca la producción de juveniles, reproducción, estrés y sanidad, nutrición, genética y patología (Mundo Acuícola).
06/09/2017


2385 veces leida   BoletinSuscripción Boletín  Enviar NotaImprimir    



Comienza Programa Tecnológico para Cultivar Bacalao de Profundidad apoyado por Corfo

Esta iniciativa es una de las de mayor envergadura en cuanto al financiamiento y tiempo de ejecución adjudicado por la Universidad Austral de Chile (UACh), con una inversión total público-privada por $8.900 millones, de los cuales Corfo aporta el 70%.

 

El 31 de agosto a las 12:00 horas en Salón Jorge Millas de la UACh (Campus Isla Teja, Valdivia) se llevó a cabo la ceremonia de inicio formal del Programa Tecnológico Corfo “Desarrollo Integral del Cultivo de Bacalao de Profundidad para el Escalamiento Sustentable y el Fortalecimiento de la Competitividad del Clúster Acuícola Chileno”.

 

Su objetivo es consolidar la tecnología de cultivo de esta especie, a través de la aplicación de herramientas e innovaciones biotecnológicas que sustenten el desarrollo integral de la misma.

 

La ejecución de la iniciativa —cuyo costo total implica una inversión público-privada por unos   $8.900 millones, de los cuales Corfo aporta el 70%, es decir, cerca de $6.000 millones— está proyectada a un plazo de diez años, dividido en tres etapas y configurada por un portafolio de proyectos, entre los que destaca: la producción de juveniles, reproducción, estrés y sanidad, nutrición, genética y patología.

 

Para este programa la UACh ha logrado aglutinar capacidades altamente especializadas. Son socios fundamentales las universidades de: Santiago de Chile, donde el investigador responsable es el Dr. Rodrigo Vidal; Católica de Temuco, en donde el investigador responsable de proyecto es el Dr. Patricio Dantagnan; y de Concepción, donde el proyecto estará a cargo del Dr. Ariel Valenzuela. Además, de estas instituciones hay dos empresas asociadas: FISH VET Group SPA y Agroindustrial CMA SpA.

 

“Este programa, con un horizonte a diez años, pretende generar los desarrollos tecnológicos necesarios para el futuro escalamiento comercial de bacalao de profundidad. Esta especie, que se encuentra en la zona circumpolar antártica, es una de las más apreciadas a nivel mundial, una de las más caras del mundo, con un valor cercano a US$34 el kilo y cuyas cuotas de captura silvestre han disminuido a niveles que casi lo hacen inasequible”, explicó la directora de los Programas Tecnológicos de Corfo, Macarena Aljaro.

 

Según explicó la directora, “el bacalao de profundidad, además, destaca por ser tremendamente atractivo desde el punto de vista organoléptico y lo seguirá siendo a nivel internacional por las características de su sabor, grasa, textura, etcétera. Asimismo, el programa abordará aspectos como la estabilización productiva, ciclos reproductivos, enfermedades, sistemas de ingeniería para recirculación, genética y alimentos, entre otros, los cuales pretenden zanjar las brechas tecnológicas para contar con protocolos productivos que permitan a futuro hacer escalamiento”.

 

Ceremonia

 

En este evento dio la bienvenida el director de Investigación y Desarrollo de la UACh, Dr. Hans Richter, quien se refirió a este importante desafío institucional, en cual “no hay espacio para fallar”, teniendo como meta el exportar esta especie ojalá en diez años. “Este es uno de los cuatro megaproyectos que se están ejecutando hoy día en la UACh; uno con Conicyt y tres de ellos con Corfo. Este proyecto de Corfo es una de las plataformas donde el gobierno ha hecho una inversión realmente significativa. Es uno de los más grandes que se han financiado desde Corfo en el ámbito de desarrollo tecnológico”.

 

A juicio del director de la DID, “éste es el intento por generar una nueva industria en Chile, lo que es tremendamente importante porque sabemos que la complejidad y densidad de las empresas en Chile es baja. Tenemos pocos nichos bien definidos y esto intenta generar un negocio completamente nuevo y de gran potencial.  Creemos que tenemos las capacidades, dado el desarrollo del Instituto de Ciencias Marinas y Limnológicas que tiene más de 40 científicos activos y productivos en el área y creemos que tenemos las capacidades para llevarlo adelante”, señaló.

 

En tanto, el director de Fomento Los Ríos y Corfo en la Región, Pablo Díaz, destacó que este proyecto “nos ayuda al gran desafío de la diversificación de la producción en Chile. Lo que estamos haciendo es abrir un espacio de investigación, de desarrollo y de transferencia que nos va a permitir diversificar sobre todo en un sector tan crítico como es la pesca y la acuicultura en Chile. Además, es un proyecto que no solamente tiene que ver con un espacio geográfico pequeño como puede ser una comuna e incluso una región. Fuimos capaces de ponernos de acuerdo, de articular esfuerzos para tener un proyecto que abarca una zona geográfica mucho más grande, por lo tanto, mucha más gente se verá beneficiada”.

 

El otro concepto clave es la sustentabilidad. “No puede existir una economía en Chile sin conceptos de sustentabilidad que sean fuertes y reales.  ¿Qué significa esto en el mundo de la pesca? Que seamos capaces de entender los ciclos de las especies, entender cómo se mueven, cómo se multiplican y desde allí tomar decisiones con toda la información científica disponible para hacer que este recurso muy rico que tenemos hoy día permanezca también para las generaciones que vienen”, planteó Díaz.

 

Bacalao de profundidad

 

Los alcances y detalles de esta iniciativa fueron presentados por su director, Dr. Luis Vargas Chacoff, quien explicó que se desarrollarán siete proyectos; los dos últimos liderados por la Oficina de Transferencia Tecnológica (OTL). “El bacalao no se cultiva en ninguna parte del mundo. Su distribución se encuentra por el lado continental desde Antofagasta hasta más o menos un poco más arriba de las islas Falklands. No vive en la superficie, sino que entre los 500 y 1.500 metros de profundidad, donde el agua es muy fría”, agregando que, “nadie ha podido tener ni siquiera reproductores en cautiverio. Nosotros ya hemos tenido hasta desoves y larvas”.

 

El investigador añadió que “en nuestro país solo cultivamos salmones, que es casi el 80% de la acuicultura nacional. El gobierno potenció distintas especies que se acomodan a cada una de las regiones. En el norte tenemos la seriola que es un pescado que le gusta vivir en aguas más templadas. En la zona central la corvina y el congrio, y nosotros en la zona sur, dadas las características de donde vive este bacalao de profundidad, que son aguas muy frías, es el lugar idóneo”.

Galería