Viernes
24/11/2017
Pesca artesanal preocupada por proyecto que criminaliza actividades de subsistencia
Proyecto de ley busca controlar acciones que todos reconocen ocurren en la pesca y que atentan contra la sustentabilidad de los recursos, pero tiene conceptos poco claros o que atacan a la pesca artesanal en actividades ancestrales (Mundo Acuícola).
14/03/2017


1727 veces leida   BoletinSuscripción Boletín  Enviar NotaImprimir    



Pesca artesanal preocupada por proyecto que criminaliza actividades de subsistencia

Pescadores artesanales están siguiendo con atención y preparando más aportes al proyecto de ley de modernización del Servicio Nacional de Pesca, Sernapesca. Éste incluye tipificaciones y sanciones para perseguir la pesca ilegal las que, como están presentadas, criminalizan y sancionan con penas de cárcel y multas muy altas actividades de subsistencia en el sector.

Así lo expresaron Rosendo Arroyo y Sara Garrido, presidente e integrante de la directiva, respectivamente, de la Federación Regional de Pescadores Artesanales, Fedepes Biobío. Recordaron que  la Sala del Senado aprobó en general el proyecto de ley de Modernización del Sernapesca respecto del cual la Fedepes ha hecho un responsable y firme seguimiento.

Ha advertido la falta de claridad de definiciones como la de pesca ilegal y la amenaza que para el sector representa la idea de penalizar actividades de subsistencia ancestrales que realizan, sobre todo, pescadores de caletas rurales.

Viene una etapa importante, estima Fedepes, en que la pesca artesanal confía que sus planteamientos sean atendidos y los legisladores trabajen con los tiempos y resguardos necesarios la importante temática.

Fedepes está trabajando en propuestas serias y responsables para que sean incorporadas en el proyecto. “La pesca ilegal debe ser atacada, respetando nuestra cultura y forma de vida”, puntualizó.

Rosendo Arroyo y Sara Garrido, escucharon y revisaron  las intervenciones de los senadores y reaccionaron con algo de tranquilidad a la decisión  de la sala de que el proyecto sea informado por la Comisión de Constitución, Legislación, Justicia y Reglamento en lo relativo a las normas que propone y que tienen incidencia legal. Y hay plazo recibir indicaciones, hasta el 20 de este mes.

Rechazo a la pesca ilegal

En Fedepes, indicaron Sara Garrido y Rosendo Arroyo, rechazan la pesca ilegal, pero: “en este proyecto faltan definiciones apropiadas a la realidad, se busca criminalizar al pescador, llevarlo a la cárcel y sancionarlo con penas altísimas bajo una definición de pesca ilegal que el pescador ha realizado toda su vida, como sus antepasados. Queremos que los parlamentarios marquen la diferencia entre lo que se quiere atacar que son las mafias de la pesca ilegal y la libertad de trabajo de subsistencia del pescador, especialmente el más pequeño, el de caletas alejadas. La pesca de subsistencia es un modo de vida y no va a desaparecer”.

Senadores

Senadores de la Región del Biobío como Felipe Harboe (PPD) y Jacqueline Van Ryselberghe (UDI ) coincidieron en la necesidad de escuchar a la pesca artesanal y revisar las definiciones. Harboe alertó sobre eventuales riesgos de caer incluso en falencias que llevaran a la inaplicabilidad de la norma, en sus aspectos legales, por la indeterminación y la falta de precisión con que la iniciativa pretende regular la conducta base de la asociación ilícita.

Se refirió también a que la indeterminación y la amplitud del tipo penal que se pretende imponer podrían afectar mayormente a aquellas personas que desempeñan labores pesqueras a nivel artesanal, presentando serias dudas en cuanto a cuáles serían los límites dentro de los cuales ejercerían lícitamente la extracción, transformación, elaboración, transporte, almacenamiento y comercialización de recursos hidrobiológicos o productos derivados de éstos.

Otro aspecto que puso en evidencia fue la desproporción entre las penas propuestas, que sancionan con pena de crimen las acciones ilícitas que contempla el proyecto, desde 5 años y un día a 10 años, siendo que el Código Penal reserva éstas a delitos de suma gravedad.

Este legislador propuso  someter al proyecto, en lo relativo a normas con incidencia penal,  a la Comisión de Constitución: “con el objeto de aportar una redacción que, junto con lograr el efecto buscado por el Gobierno como colegislador, mantenga la proporcionalidad, por un lado, y respete los principios de legalidad y de tipicidad, por el otro”.

 La senadora  Jacqueline Van Rysselberghe, en tanto,  considera  de suma importancia que en la tramitación sean consideradas las visiones de los pescadores artesanales, los recolectores y la gente del mundo de la pesca industrial, en el aspecto de combate a la pesca ilegal. La parlamentaria reconoció razón a los pescadores que critican que así no ha ocurrido en un proyecto que va en segundo trámite constitucional e indicó que se está se está proponiendo sancionar con el mismo rigor situaciones distintas.

Los pescadores artesanales, puntualmente los de la Federación Regional de Pescadores Artesanales del Biobío, Fedepes,  critican la definición de pesca ilegal ¿ parte por ahí el problema?

Creo que parte por ahí; porque no discrimina, criminaliza en exceso y creo que eso se debió a que no se ha escuchado a los pescadores, específicamente  a los gremios de la pesca artesanal. Por eso, a pesar de que creo que el proyecto de Sernapesca es mucho más fácil de sacar que este otro espero que se den los tiempos necesarios para poder escuchar a todo el mundo.

Insisto, y otros senadores comparten, se trata de dos proyectos necesarios, pero distintos: uno es la modernización del Sernapesca y otro el control de la pesca ilegal.

Agregó que reconoce que las sanciones propuestas son muy altas, pero cree que deben serlo para quienes hoy día son como los intermediarios del tema o los que sacan la mayor rentabilidad de esta pesca ilegal. Cree que es necesario y urgente modernizar Sernapesca e importante controlar la pesca ilegal, pero hacerlo bien para que se termine con quienes están haciendo el negocio con la pesca negra, diferenciando de situaciones distintas .

El proyecto

La letra del proyecto indica que el objetivo es modificar la Ley de Pesca para combatir la pesca ilegal, a través del establecimiento de nuevas obligaciones para los agentes pesqueros y la incorporación de figuras infraccionales y delictuales específicas que sancionan conductas graves cometidas en las etapas de procesamiento, elaboración, almacenamiento y comercialización de recursos hidrobiológicos. Asimismo, establecer una asignación de fortalecimiento de la función pública al personal de planta y a contrata del Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura, e incrementar su dotación máxima de personal.

 

 

 



NOTICIAS RELACIONADAS