Sabado 25 de Octubre del 2014
Home·Salmonicultura·Mitilicultura·Acuicultura·Pesca·Empresas·Investigación·Producción Limpia·Marítimo·
  Edición Digital Reportajes Artículos técnicos Acuicultura Global Columnistas Eventos Entrevistas Ciclo Seminarios Ediciones Especiales
Suscripción Boletín
 
Buceo:

Los riesgos de la actividad más peligrosa en la acuicultura

Para nadie es un misterio que el buceo es una de las actividades más riesgosas que se realizan en la acuicultura.

En los últimos años, especialistas en actividades submarinas han dado a conocer su preocupación por las pésimas condiciones de seguridad de los buzos que trabajan en la industria acuícola. Así se ha llamado a las autoridades a establecer mayores requisitos para los trabajadores que desempeñan estas labores.

 

           

             Hoy en día, en los centros de cultivo de nuestro país se producen una serie de faltas en las faenas de buceo. Esta situación ha provocado graves accidentes en dichas instalaciones, varios de ellos con consecuencias fatales.

Las cifras señalan que desde el año 2005 hasta la fecha, ya han fallecido 15 buzos realizando faenas de buceo para la industria salmonera. Este año ya suman tres buzos que han perdido la vida desarrollando distintas tareas en centros de cultivo del sur del país. Números que ubican al sur de Chile como una de las zonas donde se producen más accidentes fatales de buzos a nivel mundial. Esto, según un estudio dado a conocer por la Fundación Ecocéanos.

            Actualmente, los múltiples accidentes que ocurren en el buceo tienen varias causas, pero en la mayoría el factor humano jugaría un rol preponderante. Los principales dardos apuntan a la falta de capacitación de quienes desempeñan esta actividad, un reglamento deficiente y la irresponsabilidad de quienes están involucrados en las faenas de buceo. 

            Situación actual

En nuestro país, la Armada de Chile, a través de la Directemar, es el organismo del Estado encargado de controlar las actividades marítimas, velando por la seguridad de la vida humana en el mar.

De este modo, la fiscalización y control de la actividad de buceo en el país es una  tarea que se desarrolla en forma permanente, a través de la examinación del personal que se desempeña en la actividad, pasando por la acreditación o certificación de los equipos usados, como también la autorización y fiscalización de los trabajos de buceo.

En el sur de Chile los buzos que prestan servicios a la actividad acuícola se dedican principalmente al retiro de mortalidad, fondeo, limpieza e instalación de redes; tareas que han sido calificadas con un alto nivel de riesgo. Sin embargo, en la industria serían usuales las amonestaciones escritas a los buzos y las empresas contratistas debido al cumplimiento sólo parcial de la reglamentación de buceo. En ese sentido, es común el buceo en profundidades superiores a las permitidas, de acuerdo a las habilitaciones y las categorías del buzo.  

A esto hay que agregar que, en el territorio nacional, la actividad del buceo se encuentra en un nivel más bajo que el de otros países.

Según Patricio Brevis, buzo instructor de la Organización Marítima Internacional OMI (en Seguridad, Supervivencia y Rescate Marítimo), un ejemplo de esto es que, hasta hace dos años, nuestro país era el único en todo el mundo que empleaba una velocidad de ascenso obsoleta y prohibida (18 metros por minuto), cuando desde hace 20 años, en el mundo, se emplea la velocidad de 9 metros por minuto.

            Falencias en el reglamento   

A su vez, la falta de un reglamento adecuado y actualizado a la realidad del país. El Reglamento de buceo actual entró en vigencia el 8 de Septiembre de 1982, mediante el Decreto Supremo N° 752, designado como Reglamento de buceo para buzos profesionales 7-54/4., y sus modificaciones posteriores DGTMYMMN N° A-42/002 de fecha 2 de junio del 2006, en  las que se corrigen medidas de seguridad, modifican especialidades y profundidades máximas de buceo y entregan especificaciones técnicas relacionadas con los equipos de cada especialidad de buceo.  

 Para Manuel Morales Porcel, instructor de buceo de la zona norte del país y secretario de la Asociación de Buzos Profesionales de Chile, ?el tema en cuestión da para largo, donde la actividad en la acuicultura es sólo una parte del problema. En nuestro caso, como buzos comerciales, somos profesionales que estamos directamente involucrados en un sinnúmero de faenas a lo largo del país y para analizarlo hay que partir por el reglamento de buceo profesional?.

A juicio de Morales, este " tercer reglamento, basado principalmente en las faenas de acuicultura, es un cortado y pegado de leyes foráneas, que no tienen relación con la actividad y realidad chilena. Fue creado principalmente para el beneficio de unos pocos empresarios que exigieron la creación de una nueva matrícula de buzo mariscador intermedio, para no tener que contratar buzos comerciales. Así el buzo mariscador, que por ley no podía sumergirse a más de 20 metros, ahora lo puede hacer como buzo intermedio hasta 36 metros, pero se cometió el error rebajar la exigencia de escolaridad para el intermedio, de cuarto medio a octavo básico. También se volvió a cometer otra barbaridad más, al autorizar al buzo intermedio a efectuar faenas de supervisor de buzo intermedio y el control total de la faena de buceo, lo que debe estar controlado y asesorado por un profesional con más conocimientos, como es el buzo comercial?, puntualizó el instructor.

Patricio Brevis puntualiza que en el reglamento ?no existe una adecuada clasificación de los equipos de buceo, de acuerdo a normas internacionales. No están categorizados, calificados o clasificados, según sus propiedades, características o especificaciones técnicas de fabricación?.

 Manuel Morales agrega que ?este reglamento favorece la comercialización de nuevos equipos y formación de nuevos profesionales, donde si no hay una reglamentación apropiada se presta para la operación fraudulenta de las licencias y/o equipos de buceo. Por otro lado, como las modificaciones son generales, también los errores son generales.  En este momento deben existir no menos de cien modificaciones que se deben cambiar, adecuar o agregar al reglamento para que éste sirva realmente para lo que principalmente fue concebido: asegurar la seguridad.  De éstas muchas afectan directamente a las faenas en otras áreas, tales como: las portuarias, pesqueras, petroleras, entre otras?.

            Falta de responsabilidad y de capacitación

            A juicio de Patricio Brevis, en la industria acuícola es frecuente el buceo a mayores profundidades de las permitidas, lo cual, muchas veces, se debe a la sobreestimación de las capacidades por parte del propio buzo.  

En esto coincide la Autoridad Marítima, al señalar que ?en el análisis  de las diferentes irregularidades detectadas y sancionadas por la autoridad marítima, permite observar como factor común, el abandono de las buenas prácticas de seguridad?, tal como lo afirma el teniente LT René Moraga, jefe de Intereses Marítimos de la Gobernación Marítima de Puerto Montt.

?Dada la evolución de la norma técnica que regula la actividad y la incorporación de modernos equipamientos de buceo, es necesario la continua capacitación, mejorando así el nivel de conocimientos técnicos y la preparación física e intelectual, como también  la conciencia del alto grado de responsabilidad en el ejercicio de esta actividad?, concluye el teniente LT René Moraga.

Por otra parte, se observa un desconocimiento generalizado, entre los buzos básicos, comerciales e intermedios, acerca de las técnicas adecuadas para solucionar problemas y emergencias bajo el agua, con empleo de equipos umbilicales. Además, la Directemar no exige un curso básico como requisito para postular a cualquier matrícula de buceo profesional. Sólo se recomiendan cursos, donde normalmente se utilizan equipos de calidad y características distintas a las que se usarán posteriormente en las faenas de buceo.

En esta materia, cabe agregar que la examinación de la Autoridad Marítima contempla solamente dos pruebas prácticas de conocimiento para solucionar emergencias bajo agua. Además, sólo el mínimo de empresas contratistas realiza un curso posterior a la examinación, una vez que llegan los nuevos equipos de buceo. Finalmente, se observa un alto grado de rechazo y predisposición negativa hacia el empleo de nuevos equipos, especialmente por parte de los buzos mariscadores y una gran parte de los buzos comerciales.   

De acuerdo con lo expresado por el instructor Patricio Brevis, los siguientes cursos deberían ser obligatorios para los buzos de nuestro país:    

- Técnicas y métodos de trabajo con equipos abastecidos desde superficie,  especialmente para optar a las matrículas de buceo intermedio y comercial.                                                                                                                            - Técnicas para solucionar emergencias bajo agua, con empleo de equipos umbilicales (estos dos cursos constituyen el pilar de la seguridad en cualquier faena de buceo realizada sobre 20 metros de profundidad, con empleo de equipos abastecidos desde superficie o umbilicales).           

- Técnicas de rescate submarino (considerando que el reglamento exige, en cada faena de buceo, sobre 20 mca (metros columna de agua) un buzo de emergencia; sin embargo, no les exige un curso de buzos de rescate (rescue divers) como ocurre a nivel internacional.

 

 

Definiciones  

- Asistente de buzo: la persona que asiste desde la superficie al buzo que se sumerge y que posee la misma matrícula de aquél a quien va a asistir.

- Buzo profesional: la persona que posee cualquiera de las matrículas que se indica en el presente reglamento.

- Buzo mariscador básico: es la persona que está dedicada a la extracción, explotación y comercialización de recursos hidrobiológicos y a trabajos de buceo en acuicultura, y que cumple con los requisitos que le permiten desempeñarse con seguridad. Existirán dos categorías. Está habilitado en el uso de equipos semi-autónomos livianos.

- Buzo Mariscador Intermedio: es aquel que está habilitado en el uso de equipos semi-autónomos livianos y medianos.

- Buzo especialista: la persona que en posesión de la matrícula correspondiente posee alguna especialidad y, además, usa equipos de buceo Autónomo o Semi-autónomo liviano, para sumergirse en aguas poco profundas y realizar trabajos de carácter científico, de investigación, cine-televisión y fotografía submarina. No puede suplantar ni efectuar trabajos de buceo comercial.

- Buzo comercial: la persona que en posesión de la matrícula correspondiente posee un nivel de preparación que le permite la utilización de cualquier equipo necesario para efectuar trabajos submarinos que estén directa o indirectamente relacionados con su actividad.

- Buzo instructor: la persona que en posesión de la matrícula correspondiente está calificada por sus conocimientos en el buceo, que le permiten impartir instrucción de buceo a los postulantes a su misma matrícula.

- Contratista de buceo: la persona que en posesión de la matrícula correspondiente emplea al personal que interviene en los trabajos de buceo y posee requisitos exigidos para contratar buzos en la ejecución de trabajos submarinos. Existirán contratistas de buzos mariscadores, buzos especialistas y de buzos comerciales.

- Supervisor de buceo: la persona que en posesión de la matrícula correspondiente y con una experiencia mínima de 2 años, en alguna de las matrículas que lo califican como buzo, realiza, desde la superficie, la función de control de las operaciones de buceo que ejecutan buzos de igual o inferior matrícula que la propia.

 

Fuente: Reglamento de buceo para buzos profesionales Nº 7-54/4 D.S. 752 de septiembre de 1982.

 

 

Faltas graves o gravísimas cometidas en faenas de buceo en centros de cultivo

- No contar con los equipos reglamentarios.

- Emplear equipos de propiedad de la empresa mandante.

- No contar con las dotaciones de buceo reglamentarias.

- No proveer los elementos de seguridad (profundímetro, reloj, botella de emergencia).

- No presentar buceadores con la habilitación correspondiente para las profundidades de trabajo.

- Poseer equipos que no cumplen con los estándares y requisitos técnicos.

- No poseer permisos de buceo, de zarpe o autorizaciones legales.

- Exigir inmersiones que violen normas y medidas de seguridad.

- Presentar personal de buzos sin matrícula vigente o sin tenerla en el lugar de la inmersión.

- No contar con plan de contingencia por evacuación de buzo accidentado aprobado por la Directemar.

Fuente: Patricio Brevis, instructor de buceo OMI.

 

Clasificación de los 10 trabajos de buceo más riesgosos en la salmonicultura, (según el riesgo potencial para los buceadores, en orden decreciente):

1.- Instalación o cambio de redes loberas.

2.- Cambio o instalación de redes peceras.

3.- Extracción de mortalidad.

4.- Instalación o cambio de anillos.

5.- Trabajos en reticulados y tensores.

6.- Inspección, mantención y reparación de redes.

7.- Inspección y trabajos en fondeos.

8.- Limpieza de elementos soportantes sumergidos.

9.- Inspecciones de trabajos de buceo de contratistas.

10.- Instalación o cambio de patas de gallo.

Fuente: Patricio Brevis, instructor de buceo OMI.

 








Reportajes
Con foco en la productividad y los desafíos de la salmonicultura se realizó la Conferencia Rumbo al
Cuarto simposio “Industria del Mejillón Chileno” abordó los nuevos desafíos de la mitilicultura regi
La Ruta de la Pesca en el norte del Perú
La acuicultura chilena muestra su consolidación en el sur del mundo
Investigadores chilenos evalúan a la lisa común como posible pez biocontrolador de Cáligus
Los 21 días de Mundo Acuícola conociendo parte de la acuicultura y pesca europea
Los constantes aportes del Instituto de Fomento Pesquero a la acuicultura chilena
Los esfuerzos y avances de Chile por controlar la caligidosis en la salmonicultura
¿Utopía o una alternativa real para diversificar la acuicultura?
Los desafíos de la acuicultura chilena en sustentabilidad ambiental
La centenaria historia de la piscicultura más antigua de Chile
¿Hecho aislado o llamado de alerta para la industria salmonera?
El nuevo rol fiscalizador de la Superintendencia de Medio Ambiente en la salmonicultura chilena
La industria acuícola sigue mirando hacia los países emergentes y los proveedores esperan mayor comp
Patagonia Wellboat asume la nueva etapa de la salmonicultura con moderna nave para el trasporte de p
 
Servicios para la industria
Caburgua S.A
Estudios Ambientales (DIA, INFA, CPS). -Estudio de Corrientes. -Levantamiento Batimétrico. -Memorias...
Ver detalle

KSB Chile S.A.
bomba de agua. bomba de despazamiento positivo. bomba para solidos y corrosivos. bombas de...
Ver detalle

Bioled Ltda.
Accesorios para embarcaciones Ampolletas para fotoperíodos Asesorías e instalaciones eléctricas mono...
Ver detalle

Ambitec S.A
Captación, extracción y filtración de contaminantes aereos, construcción y...
Ver detalle

Software para Bioseguridad
La mejor solución para un efectivo y eficiente control de Bioseguridad, una plataforma ágil, cómoda...
Ver detalle

Aqua Tecnología
Contadores de peces, Energía eólica, Energía solar, Respaldo energético....
Ver detalle

HYC Packaging
Bolsas para envasar al vacío Envasaje en general Packaging Polipropileno ...
Ver detalle

Ecolab
Accesorios y máquinas de limpieza industrial Diagnóstico de higiene Equipos de dosificación...
Ver detalle

  Noticias


 


 
 BOLSA DE TRABAJO

Subir | Bajar

 
 
    REVISTA ON-LINE
 
Portal de Acuicultura y Pesca
Fono (56-65) 243-5090
Mail: info@mundoacuicola.cl
Puerto Montt - Chile

Una empresa
   Otras empresas

Valores de Publicidad Ver Revista