Esta realidad es posible dado que entre las regiones de Ñuble y de Los Lagos existen cerca de 80.000 hectáreas agrícolas donde se cultivan ingredientes destinados a alimentar a los peces.