Un grupo de investigadores en Australia evaluó el efecto de varios tratamientos antimicrobianos comercialmente relevantes sobre la diversidad y composición de las bacterias branquiales del salmón del Atlántico.