Se trata de la primera inspección remota en tiempo real por parte del Rosselkoznadzhor a la empresa Salmones Blumar.