Dos venezolanos y dos colombianos fueron imputadas por el delito flagrante a la Ley de Pesca y Acuicultura.