"Si se diseñan cuidadosamente, las granjas de mariscos y algas podrían ser parte de una estrategia efectiva para acelerar la restauración costera, junto con los esfuerzos tradicionales para reconstruir los arrecifes de ostras y rocas", señalan desde el Centro.