Se trata de un llamado de atención ante la comunidad científica internacional a raíz de la aprobación del gobierno chileno (11 de agosto), a la construcción y operación del proyecto minero y portuario Dominga.