La pandemia que estamos viviendo no ha dejado a nadie inmune, tampoco al sector pesquero y acuícola