Según la multinacional, se trata de una continuación del compromiso a largo plazo con las industrias acuícolas de Australia y Nueva Zelanda.