Para sus desarrolladores, esta tecnología se sitúa dentro de las estrategias epidemiológicas para enfrentar los principales desafíos sanitarios del sector acuícola chileno.