Castigar con mayor severidad a quienes ejercen la pesca ilegal en ríos y lagos es uno de los objetivos de un proyecto que hoy fue despachado a ley por el Congreso, tras ser aprobado de manera unánime en el Senado.