Un equipo de investigadoras creó un antiparasitario de origen biológico, biodegradable, que podría ser clave para combatir la caligidosis, enfermedad provocada por este parásito que afecta a los salmones.