Se trata de un estudio enfocado en sardina y anchoveta, desarrollado por el IFOP con financiamiento del Gobierno Regional de Biobío.