Investigadores han iniciado un proyecto financiado por Open Philantropy, de dos años de duración, con el fin de implementar unos protocolos de evaluación de bienestar animal que puedan encajar en un esquema de certificación que ya funciona en otras especies.