Trabajo establece que el ambiente marino del Norte de Chile habría sufrido diversos aumentos y disminuciones de productividad, durante los últimos 8 mil años, debido a perturbaciones en la columna de agua, provocadas, a su vez, por variaciones climáticas, que habrían aportado a moldear las actuales condiciones del sector.