Los procesos permiten incorporar sellos visibles en el producto final, acreditando buenas prácticas en materia social, laboral y ambiental, dando cuenta de la sostenibilidad de la producción nacional.