tanto empresas privadas como la academia constantemente investigan en nuevas soluciones, que contribuyan a disminuir el uso de antibióticos.