Fiscalizadores devolvieron al mar un total de 400 ejemplares de centollas, sin poder identificar al responsable del apozamiento.