Validaciones de Noruega y Chile avalan que, desde las tres semanas, la dieta ya entrega resultados concretos para mejorar la salud branquial de los peces, sobreponiéndose a patologías producidas por la floración de algas, amebas y bacterias.