El 100% de lo incautado fue destinado a residencias para personas mayores de Valdivia y la Unión, junto a un hogar de niños de Osorno.