La acuicultura marina y de agua dulce se ve afectada por factores que incluyen la proliferación de algas nocivas (FAN), que se han documentado cada vez más en todo el mundo.