La acuicultura chilena produce principalmente salmónidos y moluscos, siendo generalmente un punto crítico de la actividad el uso de antimicrobianos.