Si bien ya existen estudios que confirman la poca tolerancia del H. antarcticus a variables ambientales producidas por el cambio climático, un nuevo estudio determinó su respuesta osmorreguladora a diferentes niveles de temperatura y salinidad, dando cuenta cómo el cambio climático afecta al su balance hidromineral.