Investigación indica que la instalación de centros de cultivo tuvo un impacto positivo en la distribución del ingreso de las comunidades costeras aledañas, entre los años 1992 y 2002.