Organizaciones nacionales, regionales y de los territorios donde opera la industria salmonera, exigieron al Gobierno de Chile la salida de este tipo de empresas de todos los ecosistemas marinos frágiles.