Nueva regulación estandariza las resistencias requeridas según características del centro, entregando mayor seguridad para los cultivos de salmón, contribuyendo a una industria acuícola ambientalmente más compatible.