El Fondo Mundial para la Naturaleza estima que la contaminación por plásticos en el océano se cuadruplicará al 2050.