Se calcula que desde la revolución industrial, más del 30% de las emisiones humanas de CO2 han sido capturadas por los océanos.