Esta vez se trató de 330 kilos, los que fueron requisados por la autoridad y devueltos al mar.