Alimentos no consumidos, excreción y pellet fecales que liberan los peces afectan a las comunidades microbianas presentes en el agua y el suelo marino. No obstante, una reciente investigación determinó además el impacto del mucus epitelial del S. salar en estos ecosistemas.