Estudio incluyó a tres especies de invertebrados que cohabitan en la zona intermareal rocosa de la costa de Chile