los investigadores experimentan con distintas formas y texturas para volver el consumo de cochayuyo más atractivo para los niños y niñas de Chile.