Actualmente, la industria chilena del salmón enfrenta un tremendo desafío: la aparición de melanosis, problema de gran importancia para la calidad final del producto.