Los sistemas de alerta temprana han resultado eficientes frente al aumento de eventos climatológicos extremos y el cambio climático.