“Nuevamente queda de manifiesto las presiones ejercidas por la gran industria pesquera en especial sobre los parlamentarios del Partido Socialista, cuya mitad de la bancada votó en contra o no asistió a votar", señaló Hernán Cortés.