La migración de combustible desde el Fuel Oil nº 6 hacia el gas licuado (GL) en el sistema de calderas, junto con quemadores modulantes de última generación, permitirá reducir el equivalente a la contaminación de 150 casas que se calefaccionan a leña.