Sin marcha atrás navegan, haciendo abandono de las aguas de responsabilidad nacional, las últimas dos naves extranjeras que realizaron pesca en la altamar de Ecuador y Perú y que, desde finales del año pasado, se encuentran cruzando la Zona Económica Exclusiva chilena (ZEE) en demanda de aguas del Atlántico Sur.