Más de 290 toneladas de residuos plásticos de la pesca artesanal quedarían en el mar, según un estudio financiado por la Unión Europea