Aportando a un proceso de cultivo sustentable, las pisciculturas de recirculación reducen en 95% el uso de agua.