Estudio se ha desarrollado en el marco del proyecto PLASMAR (2017-2020) y PLASMAR+ (2020-2022), coordinados por el grupo de investigación BIOCON del Instituto Universitario ECOAQUA de la Universidad Las Palmas de Gran Canaria.