La combinación de costa, valle y montaña le ha brindado, a lo largo de la historia, un sello distintivo a la Región de Coquimbo.