La continua disminución de las capturas desde finales de los años noventa sugiere la degradación de las pesquerías a nivel global.