La práctica ocasiona una mortalidad innecesaria de especies marinas, constituye una amenaza global para la sustentabilidad de la pesca y del medioambiente, y debe ser reducida.