Es el primero en confirmar la presencia de Tenacibaculum piscium en Chile, ampliando así su distribución geográfica.