Los profesionales del servicio constataron que se trataba de una tortuga verde (Chelonia mydas), hembra, adulta, de unos 20 kilos de peso aproximado.