Durante los últimos 35 años, la industria acuícola en Chile ha sido testigo de grandes éxitos, importantes avances tecnológicos, novedosos desarrollos y significativos desafíos socio-ambientales.