Del total de naves, siete contaban con identificación y las ocho restantes tenían sus matrículas adulteradas.