La resolución de la autoridad traerá consecuencias a los ecosistemas marinos, por lo que la labor fiscalizadora será crucial para disminuir los riesgos y prevenir la ilegalidad en la extracción.